Método fonético vs método global

¿Qué es la lectura?

La lectura es junto al lenguaje y la escritura, uno de los procesos más fascinantes capaces de realizar el ser humano. En un sentido evolutivo, la escritura ha aparecido recientemente por lo que leer es una habilidad relativamente nueva, ya que al cerebro, a diferencia del habla, no le ha dado tiempo a crear circuitos neuronales específicos (Guillén J.C, 2017), por lo tanto, para aprender a leer, se necesita un aprendizaje intensivo que se mantendrá durante muchos años, hasta que se automatice.

Fases de la lectura.

El aprendizaje de la lectura pasa por varias fases. Haré mención a una de las teorías más influyentes hasta el momento, la de Uta Frith (1985), que distingue tres etapas diferenciadas:

La fase logográfica o prealfabética. En este periodo las personas no conocen las letras ni sus sonidos pero son capaces de reconocer algunas palabras por sus formas, contorno, color, longitud, etc. Esta fase se podría comparar a como leemos los logotipos de marcas conocidas. Al ver ciertas características de un logo como es su forma, color o tamaño enseguida sabemos cuál es el nombre de la marca.

La fase alfabética. En este período se aprenden las letras y los sonidos que acompañan a cada una de ellas. El aprendizaje de estas reglas permitirá la lectura de todo tipo de palabras, ya sean palabras conocidas o desconocidas, largas o cortas. En esta etapa se realiza un gran esfuerzo en tareas cognitivas, como atención, memoria de trabajo, para que el proceso de la lectura pueda llevarse a cabo.

La fase ortográfica. Es la fase que se establece entre los 7 y 8 años y se caracteriza por un aumento de la velocidad lectora y precisión. A partir de este momento se va automatizando el proceso lector para aprovechar al máximo los recursos cognitivos. El lector va almacenando en su memoria visual palabras que ha leído en repetidas ocasiones y que luego reconocerá y leerá cada vez más rápido.

En esta fase, ya podemos hablar de que el cerebro utiliza dos rutas diferentes para leer, tal y como propone Coltheart (1978) en su modelo de la doble ruta: la ruta léxica o visual y la ruta subléxica o fonológica. La ruta fonológica se utilizará en aquellos casos que el niño/a se enfrente a una palabra nueva o una palabra poco común, y por lo tanto, la tenga que ir decodificando letra a letra. En cambio, la ruta visual, se utilizará cuando  el individuo lea una palabra que ya se ha leído en otras ocasiones, y que por lo tanto, está almacenada en la memoria semántica.

Métodos de enseñanza de la lectura

A la hora de enseñar a leer nos vienen múltiples cuestiones, ¿qué método es mejor?, ¿y si la persona tiene diversidad funcional intelectual, cuál es el más recomendable?

Actualmente, hay dos métodos que se utilizan para el aprendizaje de la lectura: el método global y el método fonético.

El método global, o también llamado analítico, enseña la lectura a partir de la memorización visual de las palabras y su posterior asociación con la imagen, ayudando también al aprendizaje de la escritura. Este método, se utiliza con frecuencia en lenguas como el chino y el inglés.

Las palabras a las que se expone el niño/a son palabras significativas, propias de su entorno, de esta forma se facilita el aprendizaje de nuevas palabras. Este método nos recuerda a la fase logográfica comentada anteriormente, en las fases de la lectura.

Método fonético, también conocido como método sintético, consiste en ir enseñando el sonido de las letras, lo que se llama el aprendizaje de la conciencia fonológica, empezando normalmente por las vocales para después pasar a las consonantes. Este método es el más utilizado actualmente, ya que es el método más respaldado científicamente.

El trabajo en la conciencia fonológica, resulta muy importante para la adquisición de la lectura. Parece ser que el fundamento neurobiológico de la lectura y de sus trastornos se justifica por la consolidación de la conciencia fonológica, cuya limitación derivaría en un trastorno de la lectura (Ripoll, J.C y Aguado, G., 2015).

A pesar del mayor respaldo al método fonético, en la lengua española, hay autores que defienden el uso del método global. Además, su práctica es bastante común en contextos en los que se trabaja con personas con diversidad funcional intelectual. 

 La lectura es un proceso largo, no exento de dificultades, tanto para los      alumnos con discapacidad intelectual como para los demás, por lo que no debe  plantearse un único medio de llegar a ella. Es más, el alumno se beneficiaría del      uso combinado de ambas estrategias.  (Ramos, J.L., 2004,  p. 214).

Referencias:

Guillén J.C (2017). Neuroeducación en el aula. Editorial: CreateSpace Independent Publishing Platform.

Ramos, J.L., (2004). Enseñar a leer a los alumnos con discapacidad intelectual: una reflexión sobre la práctiva. Revista Iberoamericana de educación, 34, 201-216.

Ripoll, J.C y Aguado, G. (2015). Enseñar a leer. Lenguaje comunicació y logopedia.